Hace algunos días, mientras conducía de vuelta a mi departamento, me vi de pronto escuchando una vieja canción que me evocaba muchos recuerdos y aunque estuve a punto de adelantarla, no lo hice, motivado quizás por ese mecanismo que todos hemos sentido alguna vez, que nos incita por alguna razón a lastimarnos; hurgar conversaciones, buscar fotos, perder tu mente en recuerdos, “el que busca encuentra” dirían algunos, y aun así, es imposible no buscar. El ser humano parece adicto de alguna manera, a sufrir. Había pasado poca mas de la mitad de la canción, cuando de pronto me dije a mi mismo “El ultimo minuto…”, y de pronto me puse a pensar en todos esos ultimo minutos que han transcurrido alguna vez por mi vida. Pasan los días, siendo esclavos de la rutina, trabajo, escuela, familia, comer, dormir… pero de pronto llega un día, durante el cual, uno de esos 1440 minutos, sera el ultimo minuto de algo.

 

De pronto, ahí estas, sin pedirlo, en el ultimo minuto, previo a que tu vida cambie para siempre, algunos minutos acaban y conllevan cambios poco trascendentales, otros, convellan cambios radicales. El ultimo minuto de tu carrera, tu trabajo, una amistad, una relación, una vida… tu vida, mi vida. Esos 60 segundos previos a cruzar un parte aguas mas en tu camino, con un horizonte desconocido, con miedo.

 

Pueden ser muchos los factores que te llevaron a esa encrucijada, pero en ese ultimo minuto nada importa, porque solo tienes 60 segundos para tomar tus cosas y brincar. Sin saber a donde ni como vas a caer del otro lado. Pero das el salto. Te atreves, brincas. Puede que tu aterrizaje sea con paracaídas, una tropezón o una vil caída, pero lo importante ya esta hecho, has dado el paso, puede que tu paso haya sido dado de manera obligada, o que bien, alguien te haya dado un empujón; quizás los primeros días extrañes aquellos minutos previos a tu salto, tengas tu mente en el pasado y creas que no has de seguir si no puede recuperar siquiera un poco de todo lo que debiste dejar atrás para saltar. Pero ni el mas ágil puede saltar cargando con una maleta, ese ultimo minuto puede ser exactamente lo que tu vida necesitaba para corregir su camino, puede ser la oportunidad de aminorar tu carga, y de poder así, acelerar el paso, solo se necesita confiar y tener Fé. La vida es sabia, solo hay que aprender a confiar y dejar de fallar, y recordad que hay que saber esperar, lo que tenga que ser, sera y sucederá naturalmente.

 

Delante de ti, hay miles de millones de minutos mas, quizás alguno de ellos sea el ultimo minuto de otro evento, quizás alguno sea tu ultimo minuto, pero la realidad, es que aquel ultimo minuto ya va quedando atrás, con cada segundo que avanzas, sin siquiera pensarlo pensarlo, cierra tus ojos… Ya paso un minuto mas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s