Te fuiste en el mejor momento…

Te fuiste en el mejor momento, tengo que reconocerlo, y también, darte gracias. Llenaste todos las casillas que alguien debe llenar para que otro ser lo aborrezca, y aun así, no te odio.

Te fuiste en el mejor momento, si te hubieses ido meses antes, me habrías dejado mal parado, con las vacaciones y la soledad por delante, y mas de un año por recorrer como estudiante. La razón no hubiera entrado nunca en mi cabeza, y habría vagado moribundo buscando tu presencia.

Si me hubieses dejado hoy, me habrías tirado al suelo, a mi y a mi orgullo de dentro de poco ser un graduado en medicina, me habría sentido poca cosa, insuficiente y miserable para Ti. Y quizás habrías dañado mi ser irremediablemente.

Pero te fuiste en el mejor momento, bajo las circunstancias y con los antecedentes precisos. Emprendiste tu camino de bajada años antes, te faltaste al respeto a ti y a la relación; te vendiste barato para el, pese a que para mi no tenias precio. Y cuando me dijiste adiós, parece que pusiste atención en que te odiase, pensando así quizás que me seria más sencillo olvidarte… No lo fue, y no te odie.

Pero si te compadecí, sentí lastima por ti, por tu ser y tu linaje, y sentí también lastima por el. Que manera la suya. También sentí lastima por mi, por ser tan tonto como para dejarte hacer de mi lo que quisiste, por no querer ver lo que era francamente evidente. Y aunque en un principio reflexionaba que si me amabas tanto como yo regresarías, entenderías que tu lugar era junto a mí, la realidad no tardo en golpear mi rostro. Quizás algún día me amaste, pero esos días estaban ya en el pasado, estabas conmigo por… que se yo, por crueldad quizas, pero no por amor, y al entender esto, las ultimas ataduras que había en mi cayeron al suelo.
Te fuiste en el mejor momento. Porque en este tiempo aprendí a ver mas allá de mi corazón, razone y evalué lo que quiero y merezco y entendí lo que debo buscar en una relación. Me dejaste las llaves de mi vida sobre la mesa, para que construya sin tus ataduras MIS sueños, no los tuyos; te marchaste en el mejor momento, en las puertas de lo que será la mejor etapa de mi vida, y aunque en algún tiempo atrás soñé con vivirla contigo, hoy quiero vivirla conmigo, construir para mi y volver a ser lo que siempre quise…

La carta…

Elayne.

Quizás te sorprenda recibir algunas lineas mías, siéndote sincero a mi me sorprende el tomarme la molestia de escribirlas, no pensé alguna vez tener que escribir de nuevo con tu correo como destinatario. Y esta vez voy a tratar de ser lo mas claro y coherente posible, y si gustas responderme te lo agradeceré, y si no también. No falta mucho para que se cumplan 4 meses que nos separamos, y aunque en un principio todo apuntaba a que esto iba a ser una ruptura normal, pese a todo lo oscuro que existía detrás, de alguna manera estaba tranquilo con ello. Pero eventualmente llamaste, y después te llame yo… y después se vinieron una serie de eventos desagradables para ambas partes. Y aun no acaban, el viernes por la mañana me enviaste un mensaje con un punto, no entiendo que pensabas decir con el, supongo que no mucho, puesto que no agregaste nada mas. Termine respondiéndote ayer, y no obtuve respuesta; hasta hace algunos minutos de parte de tu concubino, esposo, novio, prometido o lo que sea que hayan decidido etiquetarse. Y francamente estoy agotado. No me interesa en lo absoluto hablar con el, saber de el, si quiera saber que esta del otro lado de la linea, y sin embargo, sin que yo lo quiera, esta situación sigue.

En el fondo sabes, y yo se, que lo nuestro merecía una ultima platica, y yo te lo juro que intente que la tuviésemos y con la mejor de las intenciones, pero de alguna manera no se concreto. Así que trate a mi modo de ponerle punto final a esto, de darle el adiós. Pero había olvidado el ultimo elemento: que tu supieras. Así que quiero que ahora lo sepas, no mas crucigramas, no mas palabras ocultas. Quiero darte las gracias por todos los momentos que vivimos juntos, todos y cada uno de ellos dejaron una huella indescriptible en mi persona, me moldearon y me forjaron en gran parte a ser el hombre que hoy soy, y del que me siento orgullo de ser. De tu mano aprendí a amar, aprendí lo que era una relación de pareja, lo que era estar enamorado. A lo largo de mas de 7 años viví cosas que quizás algún día vuelva a vivir con alguien mas, pero que jamas viviré por primera vez de nuevo, seras tu siempre la dueña de esos recuerdos, y no te voy a mentir, siempre seras alguien importante en mi vida, hasta el final de mis días. Te lo digo desde el fondo de mi corazón, no tengo una sola manera de agradecerte, se que un “gracias” no abarca la magnitud de mi gratitud por ti, pero no existen mas palabras.
Quiero ademas pedirte perdón por todas las veces que te falle, todas las veces que no supe cumplir con tus anhelos. Todas las veces que te herí y todas las veces que te hice llorar, que se que no fueron pocas. Se que me equivoque muchísimas veces contigo, discúlpame, por favor; se perfectamente que disté en todos los sentidos de ser un buen novio, pero debes saber que aun con eso, Te ame como jamas te lo podrás imaginar, y siempre quise lo mejor para Ti, me quede corto en poder ofrecértelo, en fin, no siempre se puede ganar.

Ademas, quiero que sepas que te perdono por las veces que fallaste tu, las que me dijiste y las que no, se que tus razones habrás tenido y no te juzgo. En serio, y si de algo me entere y pase por alto, fue porque desde el momento que me dijeron te perdone, no porque no supiera, no soy tonto, simplemente creí que tu valías y eras mejor que eso. No es reclamo, también te disculpo por tu proceder a la hora de terminar la relación, después de tanto tiempo creo que pudiste haberme lastimado mucho menos de lo que lo hiciste, no te voy a lloriquear ni a decirte por lo que pase, de igual manera, si así lo consideraste prudente, o si así te orillaron las circunstancias a actuar, ni modo.

Por ultimo, solo voy a pedirte un favor: Ya déjame ir. No se que tan segura o no estés de lo que estas haciendo, si quieres vivir, vive, si no quieres ser la mujer que vive en la casa grade, no lo seas. O selo. Pero decídete ya. Y que Dios bendiga tu decisión.

Cuídate mucho Elayne, no muy por debajo de esa piel eres una mujer increíble, una niña… No se en que momento se te olvido, por yo aun lo recuerdo.

Pd. Te regalo algunas lineas que lei hace algún par de meses: “De algo estoy seguro. No podrá quererla como la quería yo, no podrá adorarla de ese modo, no sabrá advertir hasta el menor de sus dulces movimientos, de aquellos gestos imperceptibles de su cara. Es como si solo a mi se me hubiera sido concedida la facultad de ver, de conocer el verdadero sabor de sus besos, el color real de sus ojos. Nadie podrá ver nunca lo que yo he visto. Y el menos que ninguno. El, incapaz de amarle, incapaz de verle verdaderamente, de entenderla, de respetarla. El no se divertirá con esos tiernos caprichos.”


Sinceramente,
Luis E. Verduzco Mercado

¿Cuanto tiempo mas?

¿Cuanto tiempo mas piensas seguir poniendo el dedo en la herida? ¿No crees que ya ha pasado suficiente?

¿Cuanto tiempo mas esperas poder seguir esquivando la realidad? ¿No ves que te esta gritando que todo acabo?

¿Cuanto tiempo mas crees poder con esa farsa, pensando que dejar pedazos de soledad en cualquier cama calmara tu dolor?

¿Cuanto tiempo mas podrás seguir engañándote, diciéndote a ti mismo que te extraña, y en el fondo sabiendo que no?

¿Cuanto tiempo mas…? ¿Te parece justo esto?

¿Por que te es tan difícil entenderlo? En el fondo sabias que no era para Ti… Y aunque fue muy cómodo vivir tanto tiempo cargando esa bandera llena de promesas, planes a futuro y recuerdos de los dos, hasta el corazón mas fuerte se cansa. Y el suyo se canso, no pudo aguantarte un día mas. ¿Por que debería el tuyo seguir cargando una bandera con promesas, planes y recuerdos que simplemente nunca se podrán cumplir?

¿No quieres dejarla ir aun? Esta bien, no te insistiré mas por hoy. Ya luego te enfrentaras a la realidad. Tampoco puedes esconderte por siempre. Pero lo pronto, anda, descansa un poco, que por la mañana, la vida sigue… y al cerrar los ojos, solo pídele a Dios, como todas las noches, que no la deje entrar en tu sueño… aunque en tu mente despidas el día diciendo el “Buenas noches”, que ella le dice a alguien mas…

Antes de dormir…

Hoy fue una de las noches en las que sin querer te recuerdo…

 

Aun me duele el recordar aquel día en el que teniéndote entre mis brazos, le di la espalda a la lluvia para que no te mojara… Así pasaron los minutos, no me importo que los libros dentro de mi mochila se arruinaran, ni tampoco el acabar empapado yo mismo… Abrazado mi cuerpo al tuyo, protegiéndote de aquella tormenta, no me importo nada que no fuera besar tus labios mojados, o verme en tus ojos…

 

No se si en ese momento supe que te amaba, pero si recuerdo que en ese momento me sentí feliz…. Que ironía, ¿Verdad? Pensar que ese momento jamas volverá… de la misma manera que tu no lo harás.

Adiós a Tí, mujer de mis inventos…

Y aquella noche después de más de 7 años juntos, todo se vino abajo. Nunca nadie imagina como ha de ser el “ultimo adiós”, pero creo que este adiós fue especialmente inesperado. No nos habíamos comunicado bien en el fin de semana, y pese a que te había escrito ya dos cartas, no respondiste ninguna. Para cuando opte por llamarte el 14 de febrero por la mañana, era más que obvio que si habías contestado el teléfono era para hacer oficial lo que para ti ya había sucedido dos días antes, pero que no habías tenido el valor de notificarme. Que ya estabas con alguien más, pero yo lo ignoraba.

Todo se acabó con una llamada de mi parte, que no duro mas de 5 minutos, en los cuales no pude expresarte mi desesperación, mi impotencia por no tenerte frente a mi, aunque a ti ya no te importaba mas nada de lo que yo pudiese haber estado sintiendo. Recuerdo tus escasas palabras, y como no te molestaste en sentarte un segundo siquiera a tomarle seriedad a las mías, preferiste darme de regalo el sonido de tu cepillo de dientes y de tus tacones altos al caminar. Preferí colgar el teléfono y quedarme colerizado, confundido, y sobre todo, moribundo.

Aquella noche dormí gracias a la ayuda de alguna pastilla, pero al despertar mi mente se encontraba en el mismo punto donde había puesto pausa para dejarme dormir. Para mi suerte, no tenia clases hasta dentro de varias horas, y no hice más que pensar. ¿Qué había pasado en escasos 15 días de haber pasado la noche en mi cama? Peor aun, ¿Por qué no comentarme que tenías pensado terminar 11 días antes, cuando pasamos nuestro último fin de semana juntos? Cuanto más pensaba, menos cordura encontraba en tu proceder, y más dudas venían a mí. Que incongruente si dentro de 3 días teníamos planeado viajar a Ensenada a disfrutar del carnaval.

Ese viernes salí a tomar, a distraerme y a tratar por lo menos, de divertirme, pero era mas que obvio que esa salida era en tu honor, en honor a todo lo que esta muriéndose dentro mio. No me embriague, quizás no estaba en el estado de animo correcto, pero aun así, la resaca me despertó a escasas 8 de la mañana; llame a Arturo y quedamos de ir a desayunar, así lo hicimos, aprovechamos para lavar mi carro, y en un arranque de no sé que, decidimos seguir tomando en Ensenada… que manera, en 96 horas pase de haber creído que iría ese fin contigo, a ir con mi mejor amigo, a seguir tomando, por tu despedida… y lo peor del caso, sabia perfecto por alguna red social que tu estabas allí.

Esa tarde casi no me concentre en nada más que encontrarte. Ignoraba si te encontrarías acompañada de alguien mas, puesto que en ese momento no sabia que ibas con el, o si por el contrario, como esperaba, estuvieses con tus amigas, que si hubiera sido el caso y te encontraba, pensaba raptarte y exigirte una explicación, puesto que creo que después de tanto tiempo, me merecía por lo menos una despedida con razones maduras, de gente adulta, y no una ruptura telefónica, cual si fuésemos adolescentes.

No te encontré. En mi camino de regreso, luche conmigo mismo por contener las lagrimas, sentía que con cada kilometro que recorría en sentido contrario al puerto, se moría una inútil esperanza, aun conservada de arreglar las cosas. Así que al llegar a mi departamento, rompí a llorar… No había llorado desde el martes que terminamos, y ese sábado, el tanque de gas que se encontraba dentro de mi pecho exploto al fin..

Recostado bajo las cobijas, sin molestarme en ponerme siquiera mi pijama y abrazado de una almohada, rompí en llanto, no han sido muchas las veces que he llorado, pero esta vez fue una de las mas dolorosas que pueda nombrar. Mi llanto era copioso, y constantemente mi cara se deformaba en un rictus de dolor, sin emitir sonido alguno, mientras apretujaba la almohada a mi cara. Esa noche me venció el sueño, no sin antes haberle pedido a Dios una y mil veces que te hiciera recapacitar, que pensaras que estabas a menos de 100 kilómetros de mi puerta… Le pedí que vinieras a mí, tocaras y te tendieras en mis brazos, que te hiciera ver que nadie te iba a poder amar más que yo, nunca, y que era un buen hombre para Ti. El timbre nunca sonó.

La mañana siguiente me levante temprano, aun me sentía adolorido, me duche, me cambie y puse algo de música. De nuevo rompí en llanto. Desde la noche anterior había escrito en una hoja de papel una oración, así que tan pronto fueron las 12 del medio día, hice lo que nunca antes había hecho, asistí a la misa dominical de cerca del parque, y leí la oración ante Dios.

Regrese sintiéndome un poco mas tranquilo, pero era evidente que estaba destrozado. Por la noche hable con mi madre, y de nuevo llore al teléfono, y ella lloro conmigo. En ese momento me reproche el haber tomado una decisión tan estúpida como borrarme de tu vida de un día para otro, y considere buscarte el fin de semana próximo para hablar, quizás no para regresar, pero me decía a mi mismo que ya te había brindado el tiempo suficiente para pensar las cosas, y que quizás tu decisión habría cambiado para entonces. Cuan equivocado estaba.

para el martes siguiente, había hablado ya con algunos amigos de Mexicali, pero uno en particular me pregunto que como me sentía y después de una charla, decidió confesarme lo que yo sospechaba, pero agrego matices horribles al relato. Me dijo que necesitaba entender que eras una mala mujer, que no vales la pena y que nunca me amaste. Y me lo dejo claro… me comento cosas que por respeto a mi persona, no me permitiré relatar, mas se que si algún día lees estas lineas, sabrás a que me refiero.

Esa noche me quedo claro que no quería volver contigo jamás. Que eres una mala mujer, una pésima ser humano. Y te odie por hacerme vivir todo lo que sufrí en ese momento, al ver el rostro detrás de la mascara. Y aun ignoraba que había más.

Cuando vine a Mexicali, hable con varios amigos, y como supongo que vieron en mi algo de amor por ti aun, decidieron seguir descubriendo la clase de mujer que eres. Al recodar ese momento, aun me tiemblan las manos, y me dan ganas de vomitar. No tienes idea de lo decepcionado que me sentí; y de lo triste, porque yo te conocí desde niña, te convertiste en mujer entre mis brazos… y Te ame, ame cada gesto, cada acción y cada cosa tuya, porque para mi eras pura… no se me ocurre otra manera de decirlo mas que expresándote que eras para mi, la mujer perfecta, la mujer de mi vida y cuando te decía: “No me importa lo que digan, yo conocí a mi esposa en la preparatoria”, te juro que lo sentía. Y si aun tienes el valor de recordar las miles de líneas de amor que te escribí, sabrás que no mentía. Te tenía endiosada, eras mi musa. Y me dolió muchísimo darme cuenta que era solo una mascara tuya.

Después de eso, la herida comenzó a cerrar lentamente… con demasiada lentitud que en algunas ocasiones pensé que jamás me recuperaría. Y quizás no ha sanado del todo, pero creo que esta lo suficientemente cicatrizado como para poder poner el dedo en la llaga sin sentir mas dolor, que el que me causa el tenerla ahí, porque pudiendo infringirme un daño menor, decidiste quebrarme en mil pedazos. Pudiendo esperarme y terminarme de frente, pudiendo darme las gracias por el tiempo que vivimos, no lo hiciste. Después de 7 años, de un día a otro, tuve que aprender lo que era no tenerte más. Y quizás, en el fondo, sea eso lo que más me dolió.

Aun recuerdo la noche que te llame, había estado tomando con mis amigos, y como me pasa constantemente cuando salgo a tomar, me acuerdo de ti. Necesitaba llamarte, escuchar tu voz, no era mi intención decir una sola palabra, solo quería saber que de nuevo, después de mas de un mes, te tenia del otro lado de la línea. Así que no escatime en marcar tu numero una y mil veces hasta que respondiste, dijiste “bueno” algún par de veces y luego colgaste. Y me dije a mi mismo, ya puedes dormir. Cual seria mi sorpresa al día siguiente recibir un mensaje tuyo pidiéndome de una manera especialmente desagradable que dejara de molestarte. Cual si yo me hubiese portado mal hacia Ti. Te respondí que no había sido yo, que siguieras buscando. Y no había sido yo, había sido el alcohol, la añoranza y mis ganas de saber de ti… Esa noche te había llamado el chico que Te amó y que aun vivía a base de recuerdos. No el hombre al que destrozaste y que estaba en camino de levantarse.

Después de esa noche, la información comenzó a llegar a cuenta gotas para mi, me entere que ibas a casarte, alguna vez llegue a ver a tu pareja, en cuyo físico no hondare, y cuya cartera debió encantarte. Y de pronto, me di cuenta que ya te extrañaba menos, aunque diario pensaba en ti, no sentía la necesidad de verte, o de llamarte. No podía creer que habías comenzado a borrarte.

Hasta aquel martes, cuando después de llegar del hospital, y cuando recién me encontraba haciendo una exposición, mi celular sonó. El corazón quiso salírseme del pecho al ver que el número de la llamada no estaba registrado, pero que era un número que yo de memoria conocía. Eras Tú. A 4 días de cumplir dos meses de estar separados. Y aunque dude un poco en si contestar a no, al final lo hice.

Dije bueno algunas veces, por un momento dude si eras tú o no. Hasta que escuche tu voz, dijiste “Hey…”

– Hey. Que onda, ¿como estas?

– Bien…

– ¿Y tu mama? ¿Siempre si la operaron?

– No, parece que no.. -. Y se acabaron las trivialidades… el silencio inundo la línea. Todo mi cuerpo estaba en estado de shock. Y rompiste el silencio, con una frase que estoy seguro que no recuerdas, pero que me remonto casi 8 años atrás, a nuestra primer llamada telefónica. Te reíste nerviosa, coqueta y dijiste “No se que decir…”, y justo en ese momento, lo hiciste de nuevo.

– No sé que decir…

– Yo tampoco.

– ¿Estabas dormido?

– No, ¿Por qué?

– Tu voz se escucha así como si te acabaras de levantar

– No, estoy haciendo una exposición, y no había hablado con nadie en un rato – . En ese momento note que tu voz estaba mas apagada que de costumbre, y si te conozco la mitad de lo que creí conocerte, te puedo jurar que esa noche tenias algo.

– ¿Segura que estas bien?

– Si… ¿Y tu?

– También -. Y más silencio. Y como no atinaste en decir nada, decidí preguntártelo una vez mas, al recibir tu si, solo agregue

– Bueno, cuídate mucho.

– Adiós.

Y la llamada terminó. ¿Para que me habías marcado? ¿Qué esperabas con esa llamada? No pasaron 15 minutos cuando recibí un mensaje tuyo: “Se que no debí llamarte, pero desde hace unos días sentía la necesidad de hacerlo… Que bueno que estés bien, adiós…”

Y reflexione que en realidad o tenias algo, o eres muy frívola y solo querías saber en donde me tenias. Puesto que “hace unos días” estabas de vacaciones con tu pareja en El Golfo, y si algo no espero de una mujer que acaba de pasar 4 días con su pareja, con quien tiene planes de casarse, de quien no se canso de decir que la hacia feliz, que era inmensamente feliz al grado de separarse de todo aquel que no compartía su felicidad, es que recuerde a su ex novio escaso día y medio después. Y mucho menos llamarle para saber como esta.

Ese día sin querer me confirmaste lo que yo ya sabia, que estabas confundida, que no estas 100% segura de lo que estas haciendo. Y lo más importante. NO ERES FELIZ. No eres mínimamente feliz. Porque esa persona llena todos los requerimientos que tu creías necesarios para ser una mujer completa, segura, y aun así, estoy seguro que por las noches piensas que te esta pasando. Él es todo lo que no soy yo. Tiene dinero, una profesión, se lleva bien con tu familia… Y quizás por eso creíste que conmigo no eras feliz. Que nuestra situación era ya insoportable y tan pronto encontraste a alguien mas, decidiste abandonarme, sin importarte si me iba a pegar un tiro después de colgar el teléfono. Y espero por tu bien que ahora entiendas que la felicidad no esta en forma de bienes materiales, no esta ni siquiera en estar cada día junto a tu pareja, esta en aprender a valorar lo que uno tiene, en saber que lo que se tiene no es porque NO SE PUEDA TENER ALGO MEJOR, si no porque Dios sabe darle a cada quien la dosis perfecta de lo que se necesita para que uno lo valore, lo ame, y haga con eso su felicidad. Y esta mal que lo diga, pero si alguien se preocupo porque fueras feliz era yo. Pero tu te confundiste… erraste el método. Y ahora te estas dando cuenta…

Así que sigue tu camino, por mi parte no tengo mas para brindarte, que un sincero agradecimiento por todos los momentos que vivimos juntos, por hacerme crecer, y por hacerme soñar con algo grande. Se que jamas te olvidare, ni aun con todo lo que paso, pero sí sé que dejare de extrañarte algún día. Esta vez te dejo ir para siempre, para que seas muy feliz al lado de quien tu consideres sea prudente, y a pesar de todo lo bueno o malo que sucedió después, de todos los errores y fracasos, siempre seras la mujer que algún día materializo lo que creí que era la mujer perfecta, la mujer que consiguió que la amase como un loco, mucho mas allá de lo que quizás debí, con una fuerza y una pasión que no creí posible, y por enseñarme eso, te estaré eternamente agradecido.

Adiós mujer de mis inventos…

Y asi pasan los dias…

Que pasa cuando de pronto, todo lo que conocias… todo lo que era tu mundo, tu ilusion, tu apoyo… tus ganas de seguir, desaparecen…
Que pasa cuando de pronto te ves solo… aunque estes rodeado de gente, porque esa persona, esa unica persona que necesitas, de pronto, no esta…
Que pasa cuando todo se derrumba sobre ti… y sientes que tu alma se parte… que tu corazon duele… y no ahi una sola persona que te de esa frase aliento, que te diga “todo estara bien…” aunque en el fondo, sabes que todo esta mal…
Que pasa cuando al final del dia, despues de fingirte fuerte ante los demas, vuelves a tu cama, y lo unico que quieres es llorar… que te duele el pecho, de sentir que puedes estallar con todo lo que has callado, y sin embargo, el sentimiento no calma, no se apacigua…
Que haces cuando no entiendes nada de lo que pasa… que la noche se te vuelve dia y aunque has pensado en lo mismo mas de un millon de veces, estas justo donde empezaste…
Que haces cuando el unico amor que habias conocido, el mas grande… el mas fuerte… se va, y de pronto te ves solo… insignificante… que haces?
Que haces cuando esos “Te extraño…”, “Te amOo…”, “me haces tanta falta…”, “no sé estar sin Ti…” solo pueden expresarse en lagrimas, que en minutos se secan sobre la almohada, sin que nadie sepa que existieron…
Que haces cuando tu labios exigen un beso que no llegara… cuando tu piel anhela una caricia… cuando tus ojos mueren por verse reflejados en esos ojos…
Como se sobreviven dias de 25 horas…. como se sobreviven noches sin dormir…
Como se reconstruye algo que parece irreconstruible… como, cuando tu corazon esta fundido de tratar…. tu cerebro exhausto de pensar… y aun asi, tu corazon te obliga a esperar un segundo mas…
Como te explico que mi corazon roto, nunca pierde la esperanza… nunca pierde la Fe… no deja pasar un latido sin llenarlo de ti… como te explico que mi piel nunca se cansa de esperar esa caricia… que mis ojos no pueden mas sin ver esa sonrisa… que mis labios se mueren por encontrarse con los tuyos… que todo mi ser no funciona igual sin Ti, Mi amor…
Como te lo explico…

Paulette VS El terremoto…

Bueno, pues aqui mi mas reciente blog… en el cual quiero hablarles sobre algo me emputa… el pinche enfoque que se le ha dado a esa pelea de titanes en Mexico… el caso paulette versus el terremoto en mexicali… y porque digo VS? porque me encabrona esto? Muy sencillo! porque yo vivi ese pinche terremoto…!!! a mi, a mi familia asi como a miles mas nos toco salir corriendo de nuestras casas nomas para verlas tambalearse y a punto de caer… nos toco sentir temor de volver a entrar a la casa por una vaso de agua, por ir a miar… agarrar documentos importantes… nos toco dormir en los carros, con cobijas, incomodos por temor a las replicas… sabes lo que significa tener miedo de entrar a tu propio hogar a descansar?
Nos toco estar incomunicados casi…. nos toco tener agua y luz hasta el otro dia, y dormir bajo un cielo con muchas estrellas, si, pero sin luna… en una oscuridad cabrona… nos toco sentir miedo de que las putas lacras de la socidad que aprovechan estos momentos para hacer de las suyas nos fueran a agarrar de victimas… todo eso lo vivimos… paredes craqueadas.. adornos caidos…
Despues nos toco vivir el amargo sabor de la replicas… mas de 1000 ya… y despues, nos toca vivir esto, que es lo que me hace decir desde el fondo de mi pecho y con dolor HAZME EL PUTO Y CHINGADO FAVOR. El ignoro de las pinches cadenas televisivas y casi del gobierno ante esta situacion… y por que? por el puto clasico, por segunda oportunidad donde estan una bola de cabrones que cantan pesimo y que hacen polemica y por el caso de la ninia paulette… y me hace pensar… acaso la disque muerte de una ninia es mas importante que la destruccion practicamente de todo el valle de mexicali y parte de su ciudad??? porque ninguna televisora fue buena para pasar algo en el momento, y los que se enteraron fueron por cadenas americanas… que lastima que a tu pais te traigan noticias esos que son nuestros rivales a muerte en el fut… los estadounidenses…
Y pasan los dias, y la gente dice, aaaah dos muertos… si solo hubo dos muertos fue porque estamos consientes en mexicali de que estamos en zona sismica, y aqui nadie te levanta una casa sin que este bien hecha y que awante… y aun asi, mira la casa que se cayo practicamente… y eso es por mencionar la ciudad… porque en el valle de mexicali, muchas familias siguen en la calle… muchos estuvieron sin comer… donde durmieron esa noche??? ellos no estuvieron viendo la tele para ver el caso de la ninia paulette porque no habia ni luz ni nada… NADA! 
No hay que ser culeros con nuestra misma raza… porque prestarle mas atencion al caso de una persona cuando casi 6000 quedaron danias aqui… yo no digo que no se tome… pero no mames, que si la entrevista, que si esto que si aparecio… cuantas familias no pierden hijos en secuestros o porque un borracho los mato en un accidente?? ahi miles de ninios desaparecidos quizas ya sin organos que se los robaron… y sus familias son menos importantes?? porque no va la pinche narizona de adela micha a entrevistar a esa mamás??? por que no son hijas de un diputado o alguien asi??? porque no tuvieron la suerte de nacer en cuna de oro y son hijas de juan perez que se levanta a las 4 de la maniana para irse a chambear y ganar 50 pesos al dia que apenas alcanza para un galon de leche..??? Porque no soy weritas y bonitaS?? por eso valen menos??
No chinguen, porque ser culeros con nuestra misma gente… porque? Porque cuando cruzo a estados unidos el wabacho me da la bienvenida y el mexicano me hace miles de preguntas??? somos hasta pendejos y culeros con nosotros mismos… ya basta!